miércoles, 6 de febrero de 2019

Sucesos curiosos que se dieron en la ciudad


José Cruz Cabo
A través de los años en nuestra ciudad pasaban cosas curiosas que luego  se convertían en coplillas: 
Daremos varios ejemplos: Había una orquesta muy aplaudida en nuestra ciudad que la comoponían cinco músicos y para distinguirla mejor ña gente sacó esta aleluya: En una tarde Benigna de Mayo, se comieron un Cordero en Dos minutos. La componían Benigno y Mayo al sasofón, Cordero a la trompeta y los dos minutos uno al piano y el otro a la batería. Había un paisano hace años que cada poco lo encontraban borracho    en el suelo, y una vez dos vecinos que le conocían le cogieron y lo llevaron a su casa y cuando llegaron a su puerta y salió su mujer, el borracho le dijo, anda esposa y traeles yerba para estos burros que me han traído.
En otra ocasión, cuando aun se celebraba la romería de Santo Tirso, un par de paisanos se decidieron a comprar un barril de vino para venderlo en dicha romería, alquilaron un burro y un carro y marcharon tan contentos, pero al poco de salir de l centro de la ciudad, dijo uno por qué no bebemos un vaso y el otro dijo aquí el vino que bebamos hay que pagarlo y el otro dijo pues ponme un vaso que tengo veinte céntimos, el otro le sirvió el vaso y así se fueron turnando todo el camino, y cuando llegaron a la romería y fueron a abrir el tonel para venderlo, dijo uno de ellos: No entiendo esto, hemos pagado todo el vino y solo tenemos veinte céntimos y la cuba vacía. Otro día cuando comenzaron a salir las grabadoras pasaba por la calle del reloj, Niní y a la puerta del pasaje estaba Antonio Boño y Niní le preguntó. ¿Qué película ponen hoy? y Antonio le contesto “Adiós Quira” y Quica la Tarinda que estaba cerca de Antonio le contestó, Adiós Nini, pensando que le habían dicho adiós a ella. El título del filme era ese. La banda durante todo el verano tocaba jueves y domingos en la Plaza Mayor, bailables y cuando llegó de director don Eloy, nos comentó a los músicos a partir de la próxima actuación vamos a intercalar una zarzuela para que la gente se aficione a la música mas seria y de mas calidad. El domingo siguiente habíamos ensayado la Boda de Luis Alonso y después de tocar tres piezas bailables iniciamos la Boda de Luis Alonso y los silbidos se oyeron en León. Los músicos dejamos el templete y ese día la gente se quedó sin disfrutar de los bailables.

jueves, 17 de enero de 2019

La historia de la Alubia de Oro


José Cruz Cabo
En el año 68, llevando el periódico Carlos Alonso y su cuñado Leopoldo Martínez. Se crearon tres premios literarios. Así siguieron todos los años los premios literarios una vez al año. Los premios  comenzaron a darse en el entonces teatro Pérez Alonso y gracis a ellos se consiguió saber definitivamente que el grupo escultórico de La Piedad, fue realizado por el vallisoletano Gregorio Fernández. Así estuvieron unos años los premios periodísticos, hasta que en el año 2000, Rafa y Don Santiago acordaron dar una Alubia de oro a personajes bañezanos que hubieran trabajado por la ciudad desinteresadamente. El año 2007 el periódico dejó de ser propiedad de la parroquia de Santa María para pasar a manos particulares, sin ningún agradecimiento para los que habíamos trabajado tantos años gratis y yo 32 como subdirector. 
Todo se hizo se tapadillo, cuando los creadores de la alubia de oro fue idea de Rafael Cabo del Riego y el jurado lo componiamos Don Santiago Carrizo, Rafael Cabo del Riego, Maximino López, Manuel Carro y yo José Cruz Cabo. Se hizo con el propósito de concederla a las personas o entidades bañezanas sin animo de lucro que trabajaran por nuestra ciudad, Dos o tres años me la quisieron dar a mí por mi desinterés escribiendo y trabajando por La Bañeza, tanto en prensa como en radio, porque aun sigo siendo el corresponsal de Radio Astorga y van cincuenta y tres años, pero no quise que me la dieran porque estaba en el Jurado y podía interpretarse mal. Con alubia y sin alubia, tengo la satisfacción de haber escrito y lanzado por las ondas de la radio infinidad de noticias de mi querida ciudad y solo para que la gente sepa donde está y lo que en nuestra ciudad se hace. Lo hice siempre desinteresadamente y asi seguiré hasta que me muera, ahora en Radio Astorga, Ibañeza.es que es diario y llega a todo el mundo y el semanario La Bañeza Hoy, que me acogieron con cariño, y solo puedo agradecerlo profundamente. Esta es la verdadera historia de la creación de la alubia de oro, pero ahora parece que es obligación darla a los que más han ganado con el dinero de los bañezanos.

martes, 8 de enero de 2019

Vicente Cadenas Nieto, un hombre estudioso y trabajador


José Cruz Cabo
Yo conocí a Vicente  Cadenas en la Adoración Nocturna en los años cuarenta. Todos nos reiamos mucho, porque cuando no había que salir a rezar en la capilla, entonces del Hospital, ya que haciamos los turnos adoradores, dos veces al mes repartidos en dos tandas, un´sabado un grupo y otro sábado el otro grupo. Cadenas era famoso porque en los tiempos de descanso se tumbaba en un banco y había que despertarlo a la hora de los rezos.
Despues lo conocí más a fondo cuando comenzó a escribir en el Adelanto con la firma de Sebastián que era su segundo apellido. Además era hera hermano de mi maestro en la tipografía, Luis Cadenas. Era un hombre de un humor fenomenal, ya que siempre estaba contando chistes. Fue oficinista del Ayuntamiento bajo la dirección de D. José Marcos de Segovia. pero el con cuatro hijos queria ganar más dinero y para ello estudiaba de noche, hasta conseguir pasados unos años, el título de Secretario de segunda y cuando aprobó la oposición de secretario lo enviaron a un pueblo de Santander.
En nuestra ciudad y en el ayuntamiento haboia hecho de todo, fue cajero, bibliotecario, administrativo y mas cosas pero no se canasaba de estudiar hasta que sacó las oposiciones, Despues nos veiamos una o dos veces al año porque tenía su casa entonces en la calle San Julián, ya que promovió una cooperativa de diez trabajadores y realizó una comunidad, que luego el Estado les concedió dinero para edificar un solar que le habia cedido el ayunatamiento a la comunidad. Nunca se cansó ni de escribir en nuestro semanario El Adelanto, ni de estudiar en todos los momentos que tenia libre sin cansarse, hasta que consiguió el título de Secretario de segunda y por ello un puesto mejor remunerado
Nunca le vi un mal gesto de enfado, todo lo resolvia con una anécdota y con su peculiar sonrisa que siempre tenia en la cara. Fue un hombre bueno en todos los sentidos y de Misa casi diaria, pero sobre todo era un hombre que nació para estudiar, para ayudar a quien se lo pidiera y si podia se lo resolvia, ya que nunca supo decir no a lo que le pidieran y fue el que más trabajó para poner en marcha la Cofradia de la Vera Cruz, ya  que se encargó de solucionar todo el papeleo que fue necesario.

viernes, 9 de noviembre de 2018

Los tiempos cambian que es una barbaridad.

José Cruz Cabo

En los años treinta los bañezanos teníamos las Escuelas de villa, abajo estábamos los chicos y en el primer piso las chicas el patio de juegos era interior pequeño para tantos como éramos de alumnos y las chicas bajaban al recreo a la Plaza de los Cacharros. los juegos no tenían nada que ver con los de ahora, entonces nos divertíamos con Toledo, las carpetas, a la una anda la mula y las chapas de las botellas que machacábamos hasta dejarlas lisas por ambos lados. Pintábamos en la acera un campo de fútbol y con las chapas le dábamos a una bolita para intentar meter gol en la portería contraria; el peón y el pite; las niñas sobretodo la comba. Para jugar al fútbol con un un puñado de periódicos o papel atados con una cuerda.
En las escuelas los chicos y las chicas estábamos separados  y casi no nos veiamos ni a la sakida de las clases, las monjas solo tenian niñas, que podian ser internas, externas y mediopensionists. La ciudad no tenía aguas y salvo los ricos que hacian wateres con una silla y un caldero debajo, teniamos que hacer nuestras necesidades en la calle y en casa en el orinal que luego se tiraba en la calle. La Bañeza no tuvo aguas corrientes hsta el año 1948, pero solo podian meter la acometida los ricos en toda la casa. Hasta que poco a poco todo el que tenia casa metía el agua detras de la puerta de entrada y ponia una pila para lavar, el agua en todas las casas y sobre todo en algunos barrios, salvo El Polvorin que la tuvo luego. no pudieron hacerlo hasta los años sesenta y con mucho sacrificio

jueves, 18 de octubre de 2018

Conrado y Charo siguen ayudando a La Bañeza


José Cruz Cabo
Hemos podido contemplar la exposición que la Fundación Conrado Blanco expuso entre la Capilla de Jesús y la Sala azul de la calle Juan de Mansilla, de todo lo que está realizando en el arte de las dos iglesias de nuestra ciudad, consiguiendo restaurar todas las imágenes y retablos de Santa Maria y El Salvador y además te regalaban un folleto con todas las obras de arte que ya han restaurado y de las que se van a restaurar próximamente. El folleto está magníficamente impreso por Ediciones Monte Riego de nuestra ciudad y en el mismo explican todo lo que han hecho y mejorado en retablos e imágenes y además está la historia de artistas y restauradores  que hicieron las obras. 
Este patronazgo de la Fundación Conrado Blanco que preside el que fue Notario de León y bañezano de pro, Eugenio de Mata, está realizando un gran mecenazgo en favor de todos los bañezanos porque las obras artísticas se conserven en toda su belleza original y gracias a esto todas las obras que se restauran seguirán proclamando su belleza original, servirán para conocer mejor nuestra historia, y recordando a Conrado y Charo, que tanto hicieron por nuestra ciudad y que siguen haciendo a través de su fundación. Cuando fuimos a ver la exposición estaba la secretaria de la Fundación, Luisa Arias González, quien nos explicó muchas de las cosas que se han hecho y de las que se harán el próximo año, ya que la fundación tiene programado rodó lo que va a realizar a parte de los libros que se hacen con motivo de los certámenes de Poesía de ambos conyuges y con la posibilidad de costear algún libro que se pueda escribir sobre la historia de nuestra ciudad, como pasó con Domingo del Prado y su Napoleón y el de José Dionisio Colinas, sobre el convento del Carmen que acabaron con él, el estado y la incuria de los que entonces gobernaban nuestro pais. Terminamos felicitando a la Fundación y a sus miembros y que sigan muchos años con este trabajo  y otros que puedan surgir, siempre mejorando nuestra ciudad, dandola a conocer.. 

miércoles, 26 de septiembre de 2018

Ningún tiempo pasado fue mejor


José Cruz Cabo
En los años 30 y 40, del pasado siglo que yo conocí, salvo los ricos, nadie tenía water en casa y nuestras necesidades teníamos que hacerlas en cuadra cuando la había y sino en un orinal tirándolo a la calle desde el mismo. Recuerdo ver uno en una de las casas ricas, que era de madera con un agujero en el centro y un caldero debajo y cuando estaban llenos por la noche venía una persona y llevaba los calderos a las tierras o al río, según fueran los desechos. Cuando no se decía, !Agua va” y se tiraba para la calle lo que había en los orinales. la gente que no podía pagarlos. En el año 42 se firmó  el documento para traer el agua a nuestra ciudad y las obras terminaron de hacerse en el año 49, como costa en la documentación de El Adelanto.
Pero el problema ahora para la gente que no era rica estaba en como pagar que te metieran las aguas en casa. Hubo personas que se quejaron al entonces alcalde, Inocencio Santos y les contestaba “Si no puedes meterlas vende la casa a uno que pueda.
Poco a poco se    fueron metiendo en las casas, primero solo un grifo detrás de la puerta y con el tiempo todas las casas terminaron teniendo hasta cuarto de baño. La primera vez que yo pude hacer mis necesidades en water, año 55, fue en la calle Astorga pero había un solo servicio para los cuatro vecinos y en el patio. En el año sesenta cambie de casa y ya tenia lavabo y water dentro de la vivienda. El año 66 pase a una casa que tenia lavabo, water y ducha. Hace años que tengo todo el baño completo. Los tiempos hoy son otros.

viernes, 24 de agosto de 2018

Las Rendijas de la memoria


José Cruz cabo
El Centro Cultural de las Tierras Bañezanas acogió la presentación del libro ‘Las rendijas de la desmemoria’, el último trabajo de la antropóloga de raíces bañezanas y astorganas Lala Isla Ortiz donde desgrana una serie de historias de lo que ocurrió en la época de la Guerra Civil y la posguerra tanto en Astorga como en La Bañeza. Una recaída en su enfermedad impidió a la autora estar presente en el acto de puesta de largo de su libro en La Bañeza, pero en la mesa estuvieron la concejala de Cultura, Carmen Martínez, el editor José Antonio Martínez Reñones y el escritor e investigador jiminiego, José Cabañas González.
La verdad es que me hubiera gustado estar en la presentación de este libro, ya que a Lala la conocí en el restaurante Madrid, hace unos años cuando vino a la fiesta de los 05 años que cu,plió Josefina Alonso Ruíz porque se conocían de la época de la guerra que ya eran algo más que niñas y además vecinas cercanas. Cuando Lala venia de Astorga o cuando hizo los cursos en las Carmelitas de 
nuestra ciudad ya eran amigas y habían mantenido la amistad a pesar de machar Lala para Inglaterra y Josefina para Oaris. Su amistad aun sigue aunque los achaques de la senetud no les permitan hacer la vida que quisieran. El libro anterior de Lala, que leí y comenté en alguno de la periódicos donde he  escrito me enseñó muchas cosas de nuestra ciudad que yo no conocía a pesar de haber nacido en ella. Por ello espero hacerme con el libro porque será interesante para la historia de La Bañeza.